Como venimos haciendo los últimos años, en otoño se hace una nueva limpieza del campanario gracias a voluntarios, a quienes queremos agradecer su trabajo desinteresado.
Aunque se ha notado menos palomina que en años anteriores, sigue entrando algo, por lo que hemos instalado unas mallas de plástico, atadas a las metálicas ya existentes con el fin de retener la palomina en la parte exterior y limpiarla así más fácilmente.
El campanario es un espacio no accesible para las visitas, pero al ser una zona donde se acumula suciedad, que luego baja por la escalera, hay que mantenerla limpia como puede verse en el vídeo y foto adjuntos.

Enlace a la foto