Reto de la Agencia Espacial Europea en Villamorón.
El desafío CanSat es una iniciativa de la Agencia Espacial Europea que desafía a estudiantes de toda Europa a construir y lanzar un mini satélite del tamaño de una lata de refresco. Un CanSat es una simulación de un satélite real, integrado dentro del volumen y la forma de una lata de refresco. El desafío para los estudiantes es adaptar todos los subsistemas principales que se encuentran en un satélite, como la energía, los sensores y un sistema de comunicación, dentro de este espacio tan reducido. El pequeño satélite ha de llevar incorporado un paracaídas, pues el CanSat debe recuperarse sano y salvo.
Cuando el CanSat está listo, se introduce en un cohete que lanza hasta una altitud de aproximadamente un kilómetro. Entonces comienza su misión. Durante la caída se realiza un experimento científico y / o una demostración tecnológica además de lograr un aterrizaje seguro y analizar los datos recopilados.
De Burgos sólo han sido seleccionados dos centros, uno de ellos el Centro de Adultos o CEPA San Bruno. El lanzamiento definitivo a la atmósfera tendrá lugar el jueves 21 de marzo desde la base aérea de Villanubla, en Valladolid. Y desde el campanario de la iglesia de Villamorón (Villegas) se ha realizado el 12 de marzo el experimento de lanzar una lata de refresco con un pequeño paracaídas para tomar datos que se van a utilizar en el lanzamiento antes citado desde la base aérea de Villanubla. Patrimonio y ciencia también pueden y deben ser compatibles. Nuestro agradecimiento al profesor Francisco José González y a los alumnos del CEPA San Bruno de Burgos.

Enlace a las fotos y videos de la actividad