Con las medidas adoptadas tiempo atrás y un rápido barrido, el campanario se mantiene limpio.
Gracias a los voluntarios que lo han hecho posible.
Enlace a las fotos