Presentación 1“En la pequeña localidad de Villamorón (Burgos), situada entre los pueblos de Villadiego y Sasamón y perteneciente al Ayuntamiento de Villegas, se conserva a duras penas y desconocido por casi todos, uno de los templos más hermosos de toda la provincia de Burgos.

Edificado a lo largo del siglo XIII con un proyecto de obra casi perfecto y conservando casi en su totalidad la estructura original ha sido definido como el primer templo del gótico burgalés, cuando la reforma del Císter trasformó la austeridad y magnificencia del románico en un arte limpio, lleno de luz y simetría.

Calificado por algunos (a pesar de ser casi totalmente desconocido en el mundo del arte) como el “San Martín de Frómista” de aquel primer gótico castellano. La marcha de la población que dejó en gran parte abandonado el pueblo, los problemas de cimentación y los daños causados por el paso del tiempo y el abandono, hacen que estas viejas piedras tan finamente trabajadas y todo el arte que encierran en sus paredes estén a punto de desaparecer.

De nosotros depende, de los pocos vecinos que conserváis la casa del pueblo, de aquellos que un día abandonasteis este lugar y partisteis en busca de un salario y puesto de trabajo a otro lugar de España o del mundo, de los que tenéis raíces de siglos en esta tierra y de aquellos visitantes espontáneos que os acercáis por primera vez a este lugar y os asombráis de que una vaga referencia en alguna guía turística pueda esconder tanta belleza, de nosotros depende, al menos en parte, que Villamorón salga del silencio y abandono en que se encuentra y pueda proseguir dignamente su caminar por la historia”.

Presentación 2Animados por estas bellas palabras escritas por Óscar Esquivias, se hace el llamamiento y una propuesta del deseo de algunos de crear una asociación cultural que pudiera recoger las inquietudes de diversas personas y trabajar por la rehabilitación de la iglesia de Villamorón.

Respondiendo a esta invitación surgió un grupo de ocho personas de distintos lugares que nos comprometíamos a trabajar por poner en marcha esta iniciativa. Contábamos con el soporte inicial de otras personas que nos manifestaron su apoyo y su deseo de colaborar.

Durante este tiempo hemos ido perfilando lo que podría ser la asociación, y una vez preparada toda la documentación, la presentamos en la Delegación de la Junta de Castilla y León el día 31 de octubre de 2003 para su aprobación; y desde finales de noviembre de ese mismo año funcionamos como Asociación Cultural “Amigos de Villamorón”.